Archivo de la categoría: Ultrasecretos

Dónde están los golpistas

  •  Los militares son el “comodín” en esta grosera confrontación.
  • O se unen o se hunden.
  • No hay diálogo con o sin Samper

Hace poco leí un artículo, creo que de José Vicente Rangel, en Últimas Noticias.

El político periodista y psuvista editorializaba sobre las estrategias golpistas de la oposición y deslizaba su retórica hacia los militares.

La oposición, decía Rangel, se lanza contra el desprestigio militar, como instrumento por excelencia de su furia golpista.

No es la primera vez que Rangel y otros connotados líderes del chavismo, apelan a los cuarteles como objetivos claros de política.

Decir que hay militares corruptos, según Rangel, son elementos de convicción que atizan la ambición desestabilizadora de los sectores que adversan al Gobierno.

Denunciar que hay militares metidos hasta los tuétanos en el negocio del contrabando, es para los del régimen la matriz de la gran campaña contra las Fuerzas Armadas.

Habría que preguntarle a quienes así piensan, de dónde salen estas denuncias. El propio Maduro lo ha sostenido. El señor Diosdado Cabello en un programa de Televen, con Carlos Croes, confirmó que hay investigaciones y presos por golpistas y contrabandistas. Lo confirmó la Fiscal Luisa Ortega, cuando en su parte de prensa y programa de radio, reveló imputaciones y privativas de libertad contra efectivos castrenses. El presidente de la Asamblea y la fiscal no son ningunos opositores. Lo que sí están es conscientes de cómo pueden destruir ese mal que erosiona la moral de las instituciones.

Cabello habló de la campaña contra las Fuerzas Armadas, no por el hecho de la denuncia contra militares, sino por el uso político que la oposición pretende darle a esas acusaciones. La perversión está, según el presidente de la Asamblea, en la generalización de esas denuncias. La mayoría de los oficiales son honestos y apegados a la conciencia militar. Son muy pocos quienes se alejan de la ética militar y escogen la vía perversa.

Yo creo que Cabello tiene razón y también la Fiscal. No se puede ocultar un hecho, porque haya involucrados con o sin uniformes. Es como si los empresarios y los dirigentes políticos de Gobierno u Oposición, pretendieran protegerse en la institución política para cobijar las vagabunderías.

En el pasado y en el presente conocí y conozco oficiales honestos. Están ahí. Muchos de ellos retirados, sin muestras de ostentación y que llevan la humildad como divisa.

Hay dirigentes de oposición y del Gobierno que exhiben hoy fortunas y no podrían explicarlas. Pero tampoco podríamos acusarlos a todos de corruptos. Esto lo saben quienes de uno y otro bando se solazan en nombre de la destrucción moral de la gente.

En el pasado, me dice la historia, políticos como Betancourt y Caldera, para citar dos iconos de la democracia, dejaron como herencia el ejemplo. Se fueron de esta vida con las alforjas vacías. Su riqueza fue su moral.

Pero estos personajes, como políticos y los militares que los acompañaron, fueron sujetos de las infamias. Eran los que ahora reclaman ética, quienes destruían la fuerza del sistema.

En honor a la memoria histórica, Betancourt y Caldera también incluyeron en sus estrategias de sobrevivencia el recurso del golpismo, sólo que en algunos casos tuvieron la razón. O es que los muertos de la guerrilla urbana, incluidos hombres de las Fuerzas Armadas caídos en emboscadas y fusilamientos o los crímenes de la voladura del tren de El Encanto, guardias nacionales entre ellos, no eran muertos.

Muchos de los que ahora usan la memoria “histérica” contra la Cuarta, debieran abrir la página de la memoria histórica.

La política no es precisamente el arte de enterrar y desenterrar. No es vivir en el pasado. Pero son lecciones para aprender.

La democracia por ideología es diálogo. Es tolerancia. Es el entendimiento. La sociedad unida. Del debate de ideas nace la solución de los conflictos. En otras palabras. O nos unimos ahora y nos vamos a unir por la fuerza indeseable.

Yo no creo que aquí haya quien desee la destrucción de la democracia.

Pero. ¡Cuidado! La violencia, el poder absoluto no es perdurable en el tiempo. Otra vez. La Historia.

La prédica vale para oficialistas y opositores y por qué no, para ese radicalismo fanático que quiere la furia antes que la comprensión a nuestro gran problema.

Diálogo con Samper. AD celebró un año más. El mensaje de Ramos Allup fue el de un veterano de la política. Ramos es de estos personajes con quienes se puede estar o no de acuerdo, pero lo que no se puede es ignorarlo. Él habló de su partido y lo que ha sido para la historia del país hoy, en el más claro proceso de confrontación. Tal vez Ramos sabe lo que ha sido la violencia en Venezuela y adónde nos ha conducido y acude al mensaje del diálogo. Lo que olvida Ramos Allup es que quienes hoy controlan el poder no son ni AD ni COPEI. Ni siquiera la izquierda. Lo que hoy controla el poder y las instituciones del Estado, es un proyecto que aspira destruir todo pasado, incluido el partido de Ramos. Ese es el drama de la Venezuela de hoy. Lo sabe tanto Ramos Allup, que cree en Samper para restablecer el diálogo. Vana ilusión. No hay diálogo con o sin Samper. Y si no cree, oigan los mazazos de Diosdado Cabello. Cómo puede haber diálogo con quienes hablan de concertación por un lado y en el mismo discurso pregonan la salida del presidente Maduro, aseguró Cabello. El mismo influyente político del PSUV ha reiterado que no estará en una mesa frente a Primero Justicia y VP. Por eso digo, fallido el reto. Olvídense del diálogo.

L. J. Hernández.

Comparte esto en Facebook
    COLUMNAS
    LO MÁS LEIDO