Archivo de la categoría: Ultrasecretos

  • Las confesiones son de Juan Torres López, uno de los cerebros económicos del emergente político español Pablo Iglesias.
  • Él recomendó reducir el tamaño del sector bancario privado y fortalecer la banca pública.
  • Tras presentar su primer “paquete” Iglesias reculó y se presentó como “socialdemócrata”.

Pablo Iglesias, el “hombre de la coleta” o el Chávez de España, aparece hoy como la segunda fuerza política de España con su Partido Podemos.

El Psoe, partido rival, lo ubica como “extremista”, pero Iglesias se declara “socialdemócrata”, tras la polémica desatada con su primera aparición con un programa de gobierno.

Pero… Uno de sus asesores es Juan Torres López, quien orientó a Chávez y se mueve entre la Izquierda Unida, un sector del Psoe en Andalucía.

Algunos del Psoe, lo consideran radical y “extremista”. Torres ha declarado en su blog que asesoró a Chávez y viajó con el entonces Presidente venezolano, después del 11 de abril del 2002.

“Entonces me pidió opinión sobre medidas de emergencia económica, de repetirse un sabotaje o un golpe”.

El diario español El Mundo, publica este informe sobre Torres:

<<Torres se mueve desde hace tiempo en la zona limítrofe entre IU (en el sector de Gaspar Llamazares) y el Psoe, especialmente en Andalucía, y es miembro del Consejo Científico de Attac (Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana). Ha publicado cientos de artículos y manuales académicos de introducción a la Economía o Economía de la empresa -a diferencia de Navarro, sí está especializado en Economía Política.

En su página web destaca, entre recuerdos de diversas vacaciones, una foto colgada con Hugo Chávez, con el que trabajó en su despacho de Miraflores “como miembro de la Fundación Ceps”, el Centro de Estudios Políticos y Sociales del que Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Luis Alegre han formado parte y que recibió varios millones de euros de Caracas por diferentes trabajos de asesoría.  Torres define en su blog a Chávez como un amigo y explica que viajó con él en distintas ocasiones y le asesoró cuando le encargó “la primera tarea: quería saber mi opinión sobre las medidas de emergencia económica que deberían estar previstas y adoptarse inmediatamente si se daba otro sabotaje o golpe”.

Es partidario de reducir el tamaño del sector bancario y de una banca pública que garantice el crédito. Y hace un año ya advirtió a sus amigos de la izquierda de que si IU no quería “caer en el mismo saco que PP y Psoe” tenía “que romper con el sistema por completo”. Algo que no ocurrió y que ahora le ha acercado a Podemos, para los que ha ayudado a confeccionar, en sus palabras, “no un desiderátum, sino un programa de acciones de posible realización como parte de un proyecto de profunda transformación social”.>>

________________________________________________________

Una buena lección

Es la que ofrece una profesora para un colega, que la envió a esta columna a propósito de la polémica sobre el uso de los géneros gramaticales.

Yo no soy víctima de la Ley Nacional de Educación. Tengo 60 años y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política.

En jardín (así se llamaba entonces lo que hoy es “educación infantil”, mire usted) empecé a estudiar con una cartilla que todavía recuerdo perfectamente: la A de “araña”, la E de “elefante”, la I de “iglesia”, la O de “ojo” y la U de “uña”.

Luego, cuando eras un poco mayor, llegaba “Semillitas”, un librito con poco más de 100 páginas y un montón de lecturas, no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto.

Eso sí, en el Semillitas, no había que colorear ninguna página, que para eso teníamos cuadernos.

En Primaria, estudiábamos Lengua, Matemáticas, Ciencias, no teníamos Educación Física.

En 6° de Primaria, si en un examen tenías una falta de ortografía del tipo de “b en vez de v”, o cinco faltas de acentos, te bajaban y bien bajada la nota.

En Bachillerato, estudié Historia de España, Latín, Literatura y Filosofía.

Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leía las “Coplas a la Muerte de su Padre”, de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda…

Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección.  Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura.

Y vamos con la Gramática.

En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales.

El participio activo del verbo atacar es “atacante”; el de salir es “saliente”; el de cantar es “cantante” y el de existir, “existente”.

¿Cuál es el del verbo ser? Es “ente”, que significa “el que tiene identidad”, en definitiva “el que es”. Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación “ente”.

Así, al que preside, se le llama “presidente” y nunca “presidenta”, independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

De manera análoga, se dice “capilla ardiente”, no “ardienta”, se dice “estudiante”, no “estudianta, se dice “independiente” no independienta, “paciente”, no “pacienta”, “dirigente”, no dirigenta”, “residente”, no “residenta”.

Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española? Creo que por las dos razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hace más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

Les propongo que pasen el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no “ignorantas semovientas”), aunque ocupen carteras ministeriales.

Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto.-

 

L.H.Hérnández

Desde Madrid.

 

Comparte esto en Facebook
Quinto Día Facebook
COLUMNAS
LO MÁS LEIDO