Archivo de la categoría: Ultrasecretos

El Presidente arrecia sus denuncias contra el ex presidente Uribe, y lo que llama la oligarquía colombiana

Ni se les ocurra pensar en eso. No saben quiénes somos los bolivarianos y hasta dónde estamos dispuestos a defendernos

Nicolás Maduro no se cansa ni descansa en sus denuncias contra Álvaro Uribe, lo que él llama la oligarquía colombiana y sectores de la oposición venezolana.

En su última rueda de prensa con periodistas internacionales, en la primera parte fue un monólogo, y en la segunda un sondeo muy afortunado para periodistas cubanos y chinos que preguntaron más como militantes que como corresponsales, Maduro sumó a su libelo a Chuo Torrealba y Henry Ramos Allup, bajo los cargos de no condenar el ataque a militares venezolanos desde un refugio paramilitar.

La denuncia la extendió a otros líderes opositores que prefirió no identificar, con la misma prudencia que remitió a la Canciller la tarea de mostrar las pruebas sobre la injerencia paramilitar en Venezuela.

El Presidente mostró las armas y todos los instrumentos que él llamó el arsenal del crimen.

Son los mismos que entran a Venezuela para entrenar a los agentes de la Oposición y se refirió a Carlos Trejos, Pérez Venta y una joven detenida en el último allanamiento.

Está detenida y ya está cantando La Traviata, dijo en burla el Jefe del Estado.

Otra vez se descargó a Uribe como criminal y primer paramilitar.

Uribe está detrás de los crímenes y actos terroristas ocurridos en Venezuela.

Luego dijo: “Yo no soy anti-colombiano. Yo amo a Colombia. Lo que no soy es paramilitar”.

Sin embargo, no ahorró crítica a la ligereza con que actuó la cancillería colombiana sobre el cierre de la frontera y un falso video.

Dijo que todo lo comunicará al Presidente Santos, en la reunión que está prevista para fecha próxima.

Tras reconocer sus buenas relaciones con Santos, Maduro insistió en los grupos anti venezolanos que operan en Colombia

A ese país van generales norteamericanos para reunirse con quienes actúan en planes golpistas contra Venezuela, bajo el mandato de Uribe.

Fue cuando lanzó su amenaza.

“Que no se atreva a intentar sacarme. No saben lo que somos y hasta dónde estamos dispuestos a llegar los bolivarianos”.

El Diario El Tiempo, de Bogotá, que no es ningún amigo de Maduro, publica un informe sobre el problema de Venezuela, pero esta vez recomienda la prudencia antes que el ataque frontal al Presidente venezolano.

Esto dice el periódico de los Santos, en una de sus últimas entregas.

¿Qué busca Maduro?

En la política venezolana y para la opinión pública de ese país, la agenda con Colombia tiene enorme importancia. Históricamente, en buena medida por el diferendo limítrofe aún sin resolver, agitar la bandera del nacionalismo en contra del país ha producido réditos en esa nación, a diferencia de lo que tradicionalmente ha sucedido en la política colombiana.

En Colombia el tema venezolano puede ser usado políticamente -como el fantasma del ‘castrochavismo’ que es recurrente en el discurso del Centro Democrático- pero  no produce votos.

Agobiado por una crisis política y económica cada vez mayor, Maduro recurre a una salida recurrentemente utilizada por los gobernantes en problemas: Dirigir la mirada de la opinión pública hacia un supuesto enemigo externo, de tal manera que la falta de productos básicos, la inseguridad y la corrupción pasen a un segundo plano.

Las dificultades del chavismo de cara a las Elecciones Parlamentarias del próximo 6 de diciembre, propician también la búsqueda de un supuesto enemigo por fuera del país.

¿Qué puede hacer Colombia?

Aunque en la política las salidas duras tienen mejor acogida entre la opinión, la experiencia ha mostrado que lo más conveniente para el país y para los millones de colombianos que viven en Venezuela es no caer en las provocaciones, y procurar entendimientos bilaterales o en el marco de la diplomacia regional (la OEA y Unasur). Esto, por supuesto, sin dejar de exigir el respeto por los derechos de los compatriotas que están siendo perseguidos por algunas autoridades venezolanas.

De hecho, la exigencia de Maduro para tener una mayor colaboración colombiana en la investigación del supuesto movimiento paramilitar en Venezuela, podría ser aprovechado para poner sobre la mesa la importancia de que Venezuela colabore realmente para detener a jefes de las FARC y el ELN que están en ese país.

Un caso emblemático es el de ‘Pablito’, uno de los más belicosos jefes del ELN que se fugó de una cárcel en Arauca hace seis años, y que desde entonces se mueve con tranquilidad por el estado Apure.

‘Pablito’ es uno de los responsables del resurgir ‘eleno’ en Arauca, y hasta ahora no ha sido posible que Caracas responda positivamente a las solicitudes colombianas para frenar sus acciones desde el otro lado de la frontera.

Ernesto Ruiz A.

Comparte esto en Facebook
Quinto Día Facebook
COLUMNAS
LO MÁS LEIDO