Archivo de la categoría: Ultrasecretos

El año que viene militares en el poder

  • ¿Qué pasará en el 2015?
  • Los militares. ¿Obedecen o mandan?
  • La Oposición. ¿Adónde va?

En una pieza publicitaria de La Vitalicia, el padre tiene que responder a la pregunta:

- ¿Cuándo volvemos?

- El año que viene.

Quien hace la pregunta es menor de edad y atrae al televidente.

-       El año que viene, sonríe con picardía.

Pero, es seguro que cumpla el sueño para la empresa.

La pregunta es válida en otra instancia de la sociedad. ¿Es que el año que viene nos encontrará con el mismo optimismo a los venezolanos?

Me temo que no será fácil. 2015 será un año difícil para el país. La situación ha devenido en una incertidumbre anticipada.

La explicación es menos difícil. En lo político vivimos una creciente división de la sociedad. Los grupos no parecen con la disposición del diálogo. El Estado se cree poderoso. La Oposición lo cree frágil y decadente.

La dirigencia del régimen no acaba de entender cómo los proyectos únicos dejaron de andar. Ni China con todo el poder, es capaz de enfrentar a las potencias occidentales.

China es hoy más occidental.

Corea de Norte se atasca en un personalismo y culto a la personalidad retrógrado y asfixiante. Cuba tiene sus días contados y se desespera frente a Estados Unidos. Raúl Castro ha llegado a la sumisión de pedir reuniones secretas con Obama, en la lucha por la dolarización de su economía. El régimen comunista apenas respira.

De La Habana, de Cienfuegos, de Varadero o de cualquier lugar de la isla, zarpa la pobreza abandonada en busca de su ambición de libertad. Unos llegan. Otros dejan su ambición en las aguas.

La esperanza vuelta cadáveres.

Un régimen de pobreza y muerte. Es el modelo que ha fracasado. Así quiera buscar la salvación en el Ébola.

Los Castro siempre han buscado su salvación con el comercio de su medicina. Al final es el mercantilismo de la política entre vida y muerte. Así es el fracaso de la economía de los Castro. Es el modelo que algunos de estos “revolucionarios” quieren enquistar en Venezuela, si con él se enquistan en el poder. Grave error. Al final van a hundirse cómo los balseros en nombre de un proyecto retrógrado y a veces criminal. La historia le recuerda a Castro las muertes en nombre de la libertad.

Hace una semana, en un restaurante del centro de Caracas, me encontré con un militar. Había llegado con su esposa, vestido de civil.

Lo conocí antes. Entonces llevaba el uniforme. Fue en el círculo militar.

- Ahora para venir aquí debo olvidarme del uniforme. La radicalización de este país no tiene precedentes.

- Si vengo de uniforme, me fulminan las miradas de los otros comensales, confiesa con inocultable decepción.

A eso hemos llegado.

Un grupo decidió que los cuarteles fueran casas de un partido, así la mayoría protestamos en silencio.

Mi formación en la Academia fue para asumir la doctrina apartidista de la Fuerza Armada.

Me exaspero cuando oigo o veo un militar con el grito, más que la consigna de “Patria Socialista Lucharemos y venceremos”. No había precedentes de esta oportunista politización de los militares.

- Es como si en el pasado alguien frente a un Presidente adeco gritara: “Adelante a luchar milicianos”, en un recital del himno de Acción Democrática o si frente a Caldera un general, firme y entregado, repitiera la consigna: “Patria y vamos a echarle pichón”.

Los que hoy se rinden frente a las consignas socialistas habrían sido los primeros en descalificar esa conducta.

Hoy ya no se grita “Militares al Poder”. Hoy los militares están en el poder en un modelo autoritario y listo para la obediencia partidista.

Eso es lo que me preocupa del año que viene.

Me preocupa porque ni ese menor podrá cumplir el sueño que lo hizo sonreír. “El año que viene”.

Una reflexión final

Lo permanente es la Fuerza Armada. Lo circunstancial es el Proyecto Político.

La Fuerza Armada es entonces parte de un país y en este caso, de todos los venezolanos.

Nada justifica su sectarización y menos su sumisión a favor de una fracción de la sociedad.

Nada

Alta Política

La situación interna en la burocracia no acaba de asimilar la salida de Rafael Ramírez. Del Pino anda como atado y es probable que en el primer trimestre del 2015 este en otro destino. La misma suerte espera a Asdrúbal Chávez, que está un tanto “desprestigiado”.

Ha colocado una burocracia paralela que hace poco o nada en las empresas ocupadas por Pdvsa.

Lo de los “asesores” crea divergencias en el PSUV por la influencia de empresarios emergentes. Han pedido sacar de la lista a un personaje conocido como el Zar del dólar y de los bonos.

Se buscan

A los banqueros del Hell que tienen cuentas pendientes.

Documentos de la Sudeban un tanto represados por raras influencias.

La MUD

Hay quienes desde la MUD juegan a la renuncia de Chuo Torrealba. PJ y AD no acaba de pasarse. Es un juego de “caudillos” que ni siquiera tiene categoría para líderes.

Hay en ambos grupos quienes “negocian” con el Chavismo y hasta estiran la mano y recogen lo suyo.

El extraño ascenso de Goguikian

Libanes o Sirio. Lo cierto es que ha logrado acumular una fortuna que asombra. De modesto empleado del Banco Venezuela a magnate. Crece y crece.

Me dicen que hay una investigación tributaria.

 

Luis J. Hernández

 

Comparte esto en Facebook
    COLUMNAS
    LO MÁS LEIDO