Sebastiana sin Secretos

Sebastiana sin Secretos

 

El Pollo, el que siempre vuelve 

CARVAJAL. Es el general Hugo Carvajal Barrios. Me atrevo a asegurar que es el hombre con más tentáculos en el poder, esté o no en un cargo público. Es el verdadero poder tras el poder. Su red de inteligencia no ha podido ser controlada por ningún otro oficial o funcionario. El manejo que tiene de la información es una bomba de tiempo para quienes están en el poder o para quienes pretenden acceder a él. Me recuerda a Fouche, el de la Revolución Francesa. Carvajal es un hombre parco, cuidadoso en extremo, se le ha relacionado a gente muy peligrosa dentro y fuera del país. Para él no existen las rayas amarillas. No es casual que actuara libremente en su relación con la guerrilla colombiana, y no por razones ideológicas. Hugo Chávez decidía los ascensos luego de que Carvajal filtrara las listas. Todos los oficiales, que hoy son generales, tienen alguna relación con El Pollo Carvajal. Para los Estados Unidos es la joya de la corona. Pero Carvajal no es Aponte Aponte ni el ex gobernador Isea. No pocos se alegraron con su detención en Aruba. Muchos oficiales se ofrecieron a declarar en su contra. Pero El Pollo volvió. Y sucedió igual que la primera vez que Chávez lo destituyó de la DIM, se apresuraron a sonreír. Cuando Carvajal volvió a la DIM oficiales como alias El Tiburón, terminaron presos. El Pollo es un hueso muy duro de roer, lo acaba de comprobar la otrora poderosa DEA y el Departamento de Estado Norteamericano, es decir, el imperio mismo.

 

MILICIANOS.  Son unos mil 500 de la Milicia Bolivariana de Falcón. Por 72 horas hicieron prácticas de tiro de fúsil FAL 162 milímetros. Ellos son del  cuerpo combatiente de la fábrica socialista Venezolana de Industria Tecnológica (VIT). El segundo Comandante de Milicia Bolivariana de Paraguaná, Teniente Coronel Constantino Ianni, dijo que “Estas instrucciones se cumplen para formarlos en la práctica del armamento individual con fusil automático liviano, con el objetivo de mantener los cuerpos combatientes dotados, equipados y adiestrados en el arte militar”. He ahí parte del entrenamiento.

 

TREN. Es la estación Charallave Norte, del tren que va de los Valles del Tuy a Caracas. Una banda delictiva, con complejas conexiones, roba vehículos del estacionamiento frente a esta terminal. Le sucedió a Richard Perales Gerdel, asesor consultor HSE. Le robaron la ambulancia: camioneta blanca, Caribe 442, placas XEW-715, año 1986, rotulada y equipada como unidad de Rescate y Emergencias. El 11 de abril 2014 debe trasladar a un paciente desde Cúa hasta el Hospital Militar en Caracas. Como hay protestas en Caracas el paciente y familiares le piden que lo lleve por tren. Deja la ambulancia en el estacionamiento frente a la estación de Charallave Norte. “Le coloque tranca pedal, cortacorriente y alarma”. Al regresar a las 4:30 pm la camioneta no está. Los funcionarios de la Policía Nacional y los de seguridad del IFE destacados en la estación le dicen que ellos no vieron nada extraño y que las cámaras de seguridad no están operativas. El IFE le pidió facturas, presupuestos, lo citaron a 4 reuniones; ni una respuesta convincente. Ah, en esa terminal no es la primera vez que se roban un vehículo y con mucha frecuencia los carros son abiertos y hurtado lo que en ellos haya.

PSUV. No fue sólo en el estado Falcón donde el poder del gobierno regional uso la coacción y amenaza para imponer sus candidatos a delegados.  Algo similar pasó en Guatire-municipio Zamora. La alcaldesa impuso un kino conformado por su esposo y otros dos dirigentes. Allí también mandaron mensajes y descalificando a dos luchadores del Psuv. Los mensajes aseguraban que el triunvirato encabezado por el esposo de la alcaldesa eran la opción obligatoria por orden de Diosdado Cabello y que tenía  mecanismos para saber por quién votaba cada militante.

HOSPITAL. Fue en el Victorino Santaella de Los Teques, municipio Guaicaipuro, estado Miranda. El lunes 7 de julio 2014 ingresan a Ángelo Gabriel Bastidas Palomo, de 16 años de edad; por fin logró ser recluido en terapia intensiva. La familia cuenta lo sucedido. Allí determinan que el chico no ha orinado y urge un catéter bilumen, que la madre sale desesperada a buscar hasta que lo consigue y lo entrega al servicio de enfermería en el día. En la noche la intensivista, Dra. Villegas, les manifestó que no sabía que el catéter estaba ahí. Ángelo tiene muy bajas las plaquetas y hubo que esperar hasta el miércoles a que se elevaran. Cuando deciden hacer la hemo ya los riñones estaban casi colapsados. “No se puede porque falta una bombona de oxígeno”, que otra vez la madre corre a buscar.  “Ahora falta el manómetro”, la madre va a buscarlo. Casi se la hacen el jueves, pero como era cerca del mediodía, no la hacen porque el equipo técnico trabaja hasta las 12. La familia anduvo el jueves detrás del intensivista para conocer cuál era el cuadro médico del joven. No hubo respuesta. El viernes en la madrugada Ángelo falleció.

 

MILITARES. Son dos de la Guardia Nacional. Fueron detenidos con 600 kilos de cocaína. Eso fue en La Fría del estado Táchira. El fiscal del caso, Carlos Carrero, tuvo que renunciar. Los narcos lo amenazaron.

 

AMADO. Es Nervo, quizás el más sensible y apasionado poeta hispanoamericano. El que un día escribió: “Pasó con su madre/ ¡qué rara belleza!/ ¡Qué rubios cabellos de trigo garzul!/ ¡Qué ritmo en el paso! Que innata realeza/ de porte! ¡Qué formas bajo el fino tul!…/ Pasó con su madre. Volvió la cabeza:/ ¡Me clavó muy hondo su mirada azul!/ Quedé como en éxtasis…/ Con febril premura,/ “Síguela”, gritaron cuerpo y alma al par./ …Pero tuve miedo de amar con locura,/ de abrir mis heridas, que suelen sangrar,/ ¡y no obstante toda mi sed de ternura/ cerrando los ojos, la dejé pasar!”.

 

ÚLTIMA HORA

  • Silencio en la Gobernación. La subsecretaria General de Gobierno del Táchira, Lesbia Carolina Nava, detenida en Puerto Rico porque estaría lavando dólares.
  • Cada día peor la carretera que comunica a Táchira con Barinas.

 ____________________________________________________

ATRACO. Ocurre hace más de un año. Es en el sector Palma de Cera de la carretera Rubio-San Cristóbal. Esa vía tiene sólo 19 kilómetros. Los atracos ocurren entre la 1 y las 4 y 30 de la tarde.  Exactamente en menos de un kilómetro de la vía. Los delincuentes andan en motos sin placas, sin chalecos y sin cascos. Es una pareja en moto o dos parejas en dos motos. Portan pistolas o armas largas. Son hombres jóvenes. A veces va una mujer. Aprovechan la vía en malas condiciones o los reductores de velocidad. Trancan la carretera y amenazan a los ocupantes de algún vehículo a quienes les roban los teléfonos, las carteras, el dinero, los documentos y cuanta cosa de valor lleve en el vehículo. Luego se adentran por dos de las trochas cercanas al lugar. La guardia tiene dos puestos en la salida de Rubio y en la alcabala El Mirador. Allí también hay mucha policía nacional. Lamentablemente ninguno de los uniformados se da por enterado. Y menos los cuerpos de inteligencia. A lo largo de la carretera funciona una gran banda de delincuentes integrada por varias familias. Usan a niños en edad escolar para que sean los “moscos” e informen de los vehículos que pueden ser víctimas o de los funcionarios policiales o militares que transitan por la zona. En el sector El Tope hay niños y adultos que se encargan de ser aguantadores de los objetos robados. Varias personas, muchas de ellas colombianas, son parte de la banda; en un porcentaje importante de viviendas hay armas de fuego. Hay lugares plenamente identificados donde entrenan a los niños y adolescentes en las maniobras de las motos y cómo emboscar y atracar a las víctimas. Esa vía es el paso obligado de vehículos de carga pesada que viene de Colombia.  ¿Y los militares y policías? Peleándose por el control del territorio, lo cual de poco les sirve a los ciudadanos, víctimas de los atracadores.

 

Recientes

Carreras de tierra o de asfalto, ¿Cuál puedo correr? 

Siempre que sale una convocatoria para una competencia, la gente suele preguntarse si

Enlaces Patrocinados